A pesar de que el sexo continúa siendo un tabú en muchos aspectos, lo cierto es que cada vez son más las personas que disfrutan de una vida sexual activa e intensa. De hecho, en la actualidad, la práctica sexual ha logrado romper las cadenas que tradicionalmente la ataban al matrimonio y a la función reproductiva. A día de hoy, podemos decir con total certeza que la mayor parte de las relaciones sexuales se llevan a cabo con el único objetivo de disfrutar del placer que provocan.

No obstante, como dice el refrán: no es oro todo lo que reluce y, aunque es importante reconocer los avances en materia de libertad sexual que hemos experimentado en las últimas décadas, también es imprescindible poder identificar las dinámicas de poder que se siguen dando e incluso reforzando a través de la música, la publicidad o la pornografía. Prestar atención al tipo de prácticas sexuales que llevan a cabo nuestros jóvenes en pleno siglo XXI puede ayudarnos a comprender el impacto y la prevalencia de lo que se conoce como la cultura de la violación.

In the end, we will remember not the words of our enemies,
but the silence of our friends.

Martin Luther King Jr.